Home Insolito El final de la vida, el principio de la muerte…
Insolito - octubre 28, 2020

El final de la vida, el principio de la muerte…

Lo primero que viene a mi mente al iniciar este comentario es una pregunta: Nos hemos preparado para la muerte?

Seguramente muchos de nosotros de inmediato pensamos que prepáranos para la muerte es no dejar deudas, no tener enemistades, no dejar asuntos pendientes, tal vez incluyamos dejar pagados nuestros gastos funerarios… o haber obtenido el perdón de quienes hayamos ofendido, tal vez pensamos que en eso consiste nuestra tranquilidad y aunque de alguna manera todo esto contribuye, no lo es todo y en todo caso porque esperamos hasta el final para lograr todo esto?-

Lograr estas metas en vida, sin la perspectiva de la muerte, podría significar vivir con tranquilidad, sin sobresaltos, pero… será esto a lo que nos referimos cuando pensamos en bien morir?.

Tal vez para tener un poco de luz al respecto valdrá la pena que analicemos a qué nos enfrentaremos al momento de nuestra muerte, porque lo demás es… del más allá.

Entonces un planteamiento diferente será saber que es ese episodio de morir, qué vamos a sentir?

Pues por conocimiento dado por algunos resultados de estudios muy serios y científicos podemos hablar de poco más de10 aspectos al respecto.

Los enumeraremos y desde luego iremos de lo más sencillo, tal vez elemental a lo más importante, tal vez superior.

1.-   Al morir, lo primero que pasa es que dejamos de tener hambre, aún y cuando hayamos muerto de inanición.

2.-    Parecería evidente que también dejemos de tener sed, aún a pesar de haber muerto de insolación.

3.- dejas de tener capacidad para hablar.

(Y aunque pareciera que todo esto es lógico, lo que hay que destacar es que lo haces consiente, o por lo menos te das cuenta de alguna manera)

4.-    Es evidente que se deja de tener capacidad visual, no podemos ver.

5.-    Y casi por lógica, dejamos de oír.

6.-    También dejamos de tener capacidad de sentir. Es aquí donde dejamos de tener control sobre nuestro cuerpo.

Luego viene un maremágnum de señálales, impulsos electro químicos enviados por nuestras neuronas, que lo hacen con gran fuerza, tal  vez porque lo hacen por última vez, porque es la muerte total, absoluta. Y aquí vienen las sensaciones más comunes, primero la sensación de flotar. Y aquí podemos preguntarnos cómo, si ya no sentimos, cómo? Pues de manera simplemente dicho, refiriéndonos a algo muy complejo, lo vemos desde fura, ya estamos experimentando una experiencia única, diferente… experiencia extracorpórea. Luego, la segunda de esta fase es que una profunda sensación de calma, de total tranquilidad. La tercera son experiencias extra corporales, como desprenderse del cuerpo o sentirse ingrávidos, la siguiente, la cuartas es discurrir, colarse por un túnel y acceder a una luz, podemos decir ir a La Luz… a eso que llamamos El Más Allá. La quinta es peculiar y muy impresionante, se trata de ver seres de luz, seres que denotan una condición  de gran poder, seres muy poderosos. La sexta es otra experiencia grandiosa, es ver a Dios o a una deidad superior a esos seres de luz. La séptima es ver pasar la vida propia, de una manera rápida, muy rápida pero precisa, más precisa que la propia memoria… la octava es volar rápidamente hacia arriba, al cielo… y la novena es esa en la que parece que se nos da la opción de volver a la tierra, sin embargo muchas personas no quieren regresar.

Cuando se está cerca de morir, no hay miedo, al contrario, parece que va uno sintiéndose cada vez más atraído por la experiencia.  Es  que al momento de morir, el cerebro se pone a trabajar liberando sus neuro químicos y probablemente sea esta la causa de muchas de las experiencias extracorpóreas que se experimentan al transitar por este momento.

Y aún podemos preguntarnos, qué pasa con la conciencia al morir? Pues la conciencia permanece presente aun cuando todos los órganos han cesado de funcionar… y hay quienes piensan que el morir es solamente el momento en el que cambiamos de cuerpo. O lo simplificamos con frases como una de Antoni Machado que dice: “La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte o es y cuando la muerte es, nosotros no somos”.

Y aún hay mucho en el tintero, porque el tramite no parece quedar ahí… será que después de lo marrado aún queda aquello que se ubica al otro lado de la luz? Existirá ese anhelado reencuentro con nuestros seres queridos, aquellos que discurrieron antes que nosotros?. Será que ahí, apenas llegamos al lugar del parteaguas, donde nuestro camino encuentre dos direcciones, una hacia arriba y otra hacia abajo… el Cielo o el infierno, no lo se, pero lo importante sría saber, y usted, qué opina?

 

Carlos J. Chacón C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *