Home Religiones La Virgen de Guadalupe, pudo haberse aparecido 100 años antes de la aparición en el Cerro del Tepeyac
Religiones - hace 6 días

La Virgen de Guadalupe, pudo haberse aparecido 100 años antes de la aparición en el Cerro del Tepeyac

Aunque por diferencias en interpretación histórica, este fenómeno bien pudiera haberse registrado en el mismo Cerro del Tepeyacac, como correspondería a la versión que acompaña al documento que da fe del acontecimiento, también existe la versión de que los sucesos milagrosos pudieron haber acontecido en el Cerro del Zacahuitzco, concretamente en su falda oriental.

El tema que nos ocupa se deriva de un documento confeccionado a partir de pictografías, mapas y diversos impresos de la amplia colección de Lorenzo Boturini Benaducci, historiador, anticuario y cronista de las culturas indígenas de la Nueva España y promotor del culto de Nuestra Señora de Guadalupe de México. Del trabajo y encargo de Boturini surge el Códice de Teotenantzin.

Este códice y lo que de él se deduce, es la evidencia de que estas deidades  parietales fueron utilizadas para alimentar la Conquista Espiritual de México, cuyo inicio se da precisamente por esos lares, donde a la postre también se verifican las apariciones de la Virgen de los Remedios. Hechos que sin duda nos refieren a la misma divinidad solo en diferentes épocas y lugares de aquella zona.

Algunos ojos e interpretaciones de antropólogos, investigadores e historiadores quieren ver en las imágenes referidas por el Códice Teotenantzin a la conocida deidad de la Tonantzin, sin asociarla a la Virgen de Guadalupe, sin embargo las ilustraciones de las estatuas veneradas en Tepeyacac o en las estribaciones del cerro del Zacahuitzco, las del acervo de Lorenzo de Boturini, son evidentemente una reproducción de lo que Juan Diego vio en el Tepeyac.

En 1531, año en el que se verifican las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyacac, las esculturas de la Tonantzin, estaban prácticamente derruidas por el paso del tiempo, pero fueron rescatadas por el trabajo pictórico de la época y se sabe de su magnificencia por tradiciones que de boca a boca la sitúan como la deidad más importante para los mexicas en esas épocas. Estos hechos no desvirtúan para nada la importancia de la Virgen para nuestras actuales creencias, al contrario, tal vez signifique que además del esfuerzo hecho por los conquistadores para evangelizarnos, ya había antecedentes del cobijo que ofrecía a nuestro pueblo la Virgen de Guadalupe.

Desde luego la advocación de la Virgen de Guadalupe tiene antecedentes también en Europa donde en la localidad de Cáceres se le venera desde 1326. Entonces tenemos documentadas apariciones de la Virgen de Guadalupe en 1326, luego en derredor del 1400 en Zacahuitzco y en 1531 en el cerro del Tepeyac… sin olvidar las apariciones de la Virgen de los Remedios alrededor del 1540.

Vale la pena recordar que cualquier advocación de Virgen es una referencia a la Virgen María,  madre de Jesús.

Y como para reforzar el tema de las apariciones marianas en nuestro México, vale una anécdota que se da repetidamente en Medjugorje, (Medugori), en donde alrededor de su santuario hay videntes, consultados por los fieles peregrinos, quienes cuando les refieren a la Virgen de Guadalupe, dicen categóricamente: “La Virgen se aparece aquí, pero vive en México”.

Estas son las ilustraciones del Códice Teotenantzin que no dejan duda acerca de la certeza de que lo que los antiguos moradores de México representaron en sus veneradas esculturas eran apariciones de la Virgen de Guadalupe.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *