Home Curaciones Milagrosas IMPOSICION DE MANOS
Curaciones Milagrosas - abril 24, 2019

IMPOSICION DE MANOS

Cuando hablamos de la Imposición de Manos, probablemente estamos refiriéndonos al método curativo más antiguo practicado por el hombre… y para darle lógica a este pensamiento, imaginemos a un grupo de hombres y mujeres en las condiciones más primitivas que podamos… a mí me viene a la mente un grupo tribal en una caverna, tal vez con un grupo alrededor de una fogata o simplemente reunidos en su refugio, cuando de pronto uno de los miembros pequeños recibe algún daño, tal vez una agresión por otro pequeños de la tribu o algún mayor molesto con él por alguna travesura, en fin, el pequeño, al momento del percance, instintivamente corre a donde reconoce que está el área de seguridad, de protección, con seguridad el regazo de su madre… ella lo acoge entre sus brazos y al localizar, ya por instinto o por cualquiera otra señal el lugar en el que existe el problema, también instintivamente acaricia, soba, frota con su mano la parte adolorida brindando algún grado de alivio al pequeño… nuestra escena es una mera suposición, pero da pie a una reflexión que nos dará un punto de partida.

En esos tiempos el desarrollo del hombre no había logrado medicinas ni instrumentos para curación, así que tenemos que creer que ese acto reflejo algún efecto producía. Es más, todos sabemos que así es. El sobamiento aminora los dolores… mire usted, cuando nos golpeamos alguna parte del cuerpo, las terminales nerviosas de esa área se exasperan, digamos que con un efecto como de calentamiento, cuando el cerebro registra el hecho, lo comunica al cerebro y este lo identifica como dolor y produce la respuesta de que el individuo atenderá ese lugar por el aviso de que “algo” está pasando… sobar estimula la irrigación sanguínea y aporta por consiguiente sangre fresca y elementos curativos de gran valor de recuperación fisiológica, incluso esa renovación acelerada del torrente sanguíneo puede evitar un hematoma o moretón.

Con el paso del tiempo esta práctica sumó elementos como cataplasmas de arcilla o hiervas para coadyuvar en una curación más acelerada… en fin, por ese camino de la suma de factores y la experimentación, hizo necesariamente que con la luz de la investigación, hubiera cambios significativos y Eureka ¡ un día se conoció el comportamiento de la energía corpórea y apareció la curación por imposición de manos.

De todos es sabido que nuestro cuerpo genera, reserva y administra energía y que esta bioenergía es perceptible por medio de ciertos aparatos  y que hay estudios serios y otros conocimientos ancestrales que coinciden, como la acupuntura, en entender por campos energéticos nuestro cuerpo…

Incluso la acupuntura reconoce y ha estudiado por miles de años el comportamiento y los conductos que sigue a través del cuerpo esas energías y para qué función son requeridos… la sabiduría oriental a este respecto dice, sintetizándolo de una manera muy libre, que todos los órganos de nuestro cuerpo reciben ciertas dosis de energía para funcionar y que cuando esa energía es menor o mayor, el órgano falla y el cuerpo se enferma, de tal manera que con sus agujas de oro o plata logran modular el flujo de energía hacia el lugar preciso, con lo que logran el efecto curativo.

Pues en este orden de ideas, la imposición de manos haría un efecto semejante, solo que la manera de modular esas corrientes energéticas serían las manos de quien cura. La imposición de manos también se relaciona con una forma de curación que las escrituras sagradas del cristianismo adjudicaban a Cristo en sus milagrosas curaciones.

Luego insistimos en que si la aplicación de las manos para curarnos los unos a los otros, ha prevalecido durante toda la historia de la humanidad y si aún sigue en práctica, por sentido común, se debe a que efectivamente funciona.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *