Home Esoterismo ¿QUÉ ES LA TELEPATÍA?
Esoterismo - marzo 4, 2019

¿QUÉ ES LA TELEPATÍA?

Confundir la clarividencia y la telepatía es lógico. Antes de que el término fuera acuñado en el siglo XIX, se creía que el telepata era simplemente un adivino capaz de dilucidar el futuro, así la historia está llena de personajes que en algún momento oyeron voces en su cabeza que les advertían o le conminaban a algo. Un ejemplo lo tenemos en un rey de Siria, que le fue revelado el nombre del espía que amenazaba su seguridad. Encontrándose el traidor a miles de kilómetros de distancia, era capaz de leer sus pensamientos y adelantarse a sus planes.

Lo cierto es que el telépata no adivina, solo lee mentes sin importar la distancia a que se encuentren. Muchos son los casos de aparente clarividencia en que un familiar o un amigo al que estábamos muy unidos muere y caemos, sin conocer aún el suceso, n un estado de depresión y tristeza y en muchos casos al afectado no le sorprende en absoluto la noticia de una defunción, puesto que su menta ya la había percibido.

Muchas veces se atribuye a una falsa telepatía lo que solo es hiperagudeza sensitiva. Algunas personas han nacido con los sentidos más desarrollados que el resto, por lo que pueden ver y oír más allá de lo normal.

La presentación en sociedad del fenómeno, la teoría de que existen más de 5 sentidos, se produjo a raíz de u na visita del catedrático de física William Barrett, experto en experimentos mesmerianos, a un amigo suyo. Le mostró a un niño que era capaz de sentir y saborear cosas que era imposible que pudiera conocer. Llegaron a la conclusión de que podía leer sensaciones y pensamientos que no eran suyos. En 1876 la teoría fue expuesta ante la comunidad científica, que la acogió con verdadero escepticismo. El Investigador Myers, fue quien posteriormente bautizó este “nuevo” fenómeno con el nombre con el que hoy lo conocemos y definió así a la Telepatía: “La comunicación de impresiones de cualquier tipo de una mente a otra, que se realiza con independencia de las vía sensoriales comunes. A partir de entonces, muchos casos empezaron a sucederse. la mayoría confundidos aún con la adivinación o clarividencia. Pero el interés despertado en muchos investigadores, comenzó a dar sus frutos. Uno de los primero casos probados y famosos fue el del pastor Warburton. Este canónigo ingles llegó a casa de su hermano en Londres a pasar unos días. Encontró una nota en que le decía que había ido a un baile y que volvería tarde. Warburton se adormiló y “soñó” que sue hermano se tropezaba en el baile con las escaleras y casi se mata. Cuando llegó el hermano lo hizo magullado por la caída que había sufrido en las escaleras del baile.

Otro fenómeno ligado a este son los “sueños compartidos”, donde los protagonistas comparten la misma experiencia onírica o al menos sorprendentemente similar y en el mismo espacio de tiempo. Esto suele suceder mayormente entre miembros de la misma familia sobre todo entre hermanos y más aún si son gemelos.

Y es posible que usted y yo seamos más sensitivos de lo que pensamos y que atribuyamos a la intuición o a la buena suerte las veces que hemos ganado, por ejemplo en trivias, sin embargo lo que estamos haciendo realmente es leer las mentes de otras personas.

Voy a proponerle que pasemos a la práctica a fin de poner a prueba nuestras facultades sensoriales. Hagamos algunos ejercicios fáciles de realizar en nuestro hogar. Además de divertirnos, dilucidaremos si alguien que conocemos o nosotros mismos tienen o tenemos más percepción que los demás.

1.-  Reúna a un grupo de familiares o amigos y haga que decidan un tema mientras usted espera a que decidan y lo llamen para que intente adivinarlo mediante pistas. Las reglas son sencillas, si adivina fácilmente lo que todos están pensando, mediante muy pocas pistas o ninguna y lo hace determinadas veces que desestimen una inusitada buena suerte, es señal de que quizás usted pueda leer mentes.

2.-  Otro juego muy utilizado es que una persona le enseñe el reverso de una carta y usted intente adivinar cuál es. Recomendamos empezar con pocas cartas, por ejemplo los cuatro reyes.

3.-  También será muy divertido, aunque no seamos telépatas, sentarnos en un sillón cómodo en silencio con una persona de confianza, frente a frente, e intentar saber qué pasa por su mente, tras acordar que enfoque en un solo pensamiento que intentaremos captar.

Después de algunas experiencias propias, a usted no le quedará más que aceptar que la trasmisión del pensamiento existe. Hágalo y, por qué no, cuéntenoslo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *