Home Casos Paranormales EL ABOMINABLE HOMBRE DE LAS NIEVES
Casos Paranormales - Insolito - marzo 4, 2019

EL ABOMINABLE HOMBRE DE LAS NIEVES

Existen en el mundo muchos mitos, infinidad de leyendas y personajes que rayan en lo fantástico, lo sobrenatural y lo increíble, sin embargo muchos de ellos, tal vez la mayoría parecen reales para el inconsciente colectivo… y eso, de muchos de ellos lo único que parece existir es una memoria tradicional, historias legadas de generación en generación, matizadas con pinceladas de imaginación y tonos grises de infinito misterio, de esta manera han nacido y han persistido mitos como el del Monstruo del Lago Ness. El de Quetzalcóatl, guardando desde luego las distancias, e incluso el de la Llorona, que ha persistido en el imaginario colectivo de países como México desde tiempos inmemoriales. Pero desde que Charles Darwin dio a la luz pública su Teoría de la Evolución de las Especies por la Selección Natural, se ha hablado con insistencia de una pieza del rompecabezas que no aparece, si, el Eslabón Perdido, aquella criatura que hace falta encontrar para tener la certeza de que efectivamente como dijo Darwin, el hombre desciende del mono.

¿Tendría entonces que ser este eslabón un ser mitad hombre y mitad mono?, un mono erecto?. ¿Un hombre casi cuadrúpedo? … será que esta pieza faltante no ha desaparecido de la faz de la tierra y continua paseándose por el planeta? ¿Corresponderá el Abominable Hombre de las Nieves a algo más real que u na pura leyenda? ¿será el Yeti un ser vivo, testimonio por lo tanto de que Charles Darwin estaba en lo cierto?

A todos nos ha inquietado en un determinado momento conocer la verdadera identidad de esa monstruosa criatura que vaga por las inmensidades nevadas del mundo… entre otras apreciaciones debemos recordar que el hombre blanco vio por primera vez al gorila cuando ya había comenzado el siglo XX y su reacción ante esa novedad fue de verdadero y natural asombro. Los relatos de los nativos africanos acerca de esas misteriosas criaturas, los gorilas, eran harto conocidas, pero se difundieron más atreves de la prensa, aunque como era lógico, a menudo eran mencionadas con elementos mágicos, sobrenaturales y mitológicos. El descubrimiento real de estos enormes, inteligentes y sensibles animales, constituyó un indicio que decía a gritos que en muchos apartados lugares de la geografía terrestre, entonces y todavía en nuestros días, pueden estar aguardando sorpresas acerca de algunos otros cohabitantes del planeta, que solo se han asomado a nuestro conocimiento por medio de leyendas, fantasías o mitos, pero que muy bien pueden obedecer a la realidad, tal como sucedió en su momento con los gorilas.

Cada vez es más probable que veamos descubrimientos que nos llenaran de asombro… como ejemplos podemos citar al Celacanto pescado en el océano Indico en 1952, asombroso encuentro de u na especie que se creía extinto desde hacía 100 millones de años. Y seguiría en la lista el Hipopótamo Pigmeo, el rinoceronte Blanco, el Panda Gigante y el Dragón de Komodo, todos ellos desconocidos hasta hace unos pocos lustros. Pero cabe señala y resaltar que ninguna de esas especies era desconocida  o secreta para los nativos de las regiones que habitaban.

Hagmos pues un vuelo imaginario y vayamos a las remotas, misteriosas e inhóspitas regiones de los Himalayas, esto para encontrarnos con mitos y leyendas que nos hablan de un ser –del que también hay noticias en regiones de montaña de América y en las inmediaciones, por ejemplo de las  estepas de Kazajistán y otros lugares del mundo- que bien podía encajar con lo que sería el Big Foot, Píe Grande, Sasquatch, Shookpa, Alma, Meti, Kang-Mi, Migo y muchos otros nombres, correspondientes a muchas otras lenguas, voces todas para designar a u n mismo ser que ha alcanzado celebridad mundial, bajo el nombre de Yeti o Abominable Hombre de las Nieves.

Fue por el año de 1832 que se recibieron las primeras noticias del Yeti proporcionadas por un aventurero ingles llamado B. H. Hodson, que se había instalado en las alturas del Himalaya, rodeado de nepaleses. Este personaje escribió acerca de un ser alto, erecto, parecido al mono o al oso rojo del Himalaya, fue muy escueto y hubo que esperar hasta 1887, cuando otro inglés, el Mayor  Lawrence Waddel, médico del ejercito de la India reportó por primera vez haber visto las huellas notables en Skkin. Fue informado por los nepaleses que eran huellas de los hombres salvajes peludos que viven en las nieves eternas del Himalaya y que eran familiares para los pobladores de la región. Lo notable es que en todas las referencias que se han hecho y que se siguen haciendo en esas regiones, hablan de hombres, no de monos u osos.

Se informa que el Yeti vive entre los 3000 y los 6000 metros de altura, parece que viven en cuevas y salen de ellas preferentemente en las noches. Afirman que un Yeti mide alrededor de los 3 y medio metros de altura, a pesar de lo que son extremadamente agiles. Caminan erguidos con pasos largos, balanceando a los lados sus poderosos brazos. Su cabeza es un tanto cónica, son de facciones pálidas y son lampiños y sus caras se parecen tanto a las de los monos como a las de los hombres; su cuerpo está cubierto de pelo áspero y tosco, espeso y del mismo color que el del zorro rojo. Se afirma que son muy tímidos y que solo se acercan a zonas habitadas cuando el hambre los empuja a ello. Comen líquenes y roedores. Es inter4esante saber que extraen las entrañas de sus presas antes de devorarlas, característica completamente humana. Bueno este parece ser el retrato del hombre de las nieves, según los hombres de Nepal. Queda mucho en el tintero, pero volveremos a este tema en breve aquí en la paltaforma de Dr, Paranormal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *