Home Esoterismo ARMONÍA UNIVERSAL
Esoterismo - febrero 27, 2019

ARMONÍA UNIVERSAL

A pesar de que estamos viviendo la época de mayor despertar de conciencia en la historia del hombre, también se hace notable que lo positivo y lo negativo están en una gran contraposición y lo lamentable es que de unos años para acá, estamos viviendo una de las eras de mayor manifestación de negatividad, de agresión y de falta de solidaridad humana… vivimos sin duda un momento de gran violencia, en donde estamos siendo testigos de los crímenes más deleznables tanto contra grandes grupos humanos, como contra individuos a lo largo y ancho del mundo entero… pero, por qué?, a qué se debe esto?…

Pues desde luego que habrían muchas respuestas, algunas justificadas, otras solamente para justificar estas conductas humanas.

De entre ese menú de justificaciones, podemos encontrar definitivamente verdaderas causas, pero a donde debemos llegar es al fondo de este asunto y ese fondo, esa causa raíz, no la encontramos propiamente subyaciendo en alguna profundidad de la conciencia humana, no está por encima, muy por encima de esa conciencia humana aunque estrechamente ligada a ella. Esto parece una especie de juego de palabras, pero no es así, realmente se trata del juego de las energías que rigen nuestra existencia.

Como probablemente usted lo sabe, nuestro sistema planetario se encuentra en la Galaxia conocida como Vía Láctea que como el resto del Universo, es un ente vivo, regido por leyes y ritmos que mantienen esa vida universal… de tal manera que siguiendo los fundamentos básicos de la Teoría del micro y el macro cosmos, las fuerzas energéticas que rigen al Universo rigen también a las galaxias y por tanto nosotros también estamos a merced de su influjo, por ello y para tener una existencia plena, plácida y acorde con la evolución del todo, debemos someternos al ritmo de estas fuerzas y procurar estar sincronizados con ellas, vibrar igual que el Universo.

Nuestra galaxia está emitiendo constantes pulsaciones y de entre ellas existe una conocida como rato sincronizador de la galaxia que proviene del sol central de la misma. Ese rayo sincronizador es una onda energética proveniente del centro de galaxia, de esa densa zona llamada sol central, que no es otra cosa sino el núcleo del que se desprendió la materia para formar cada cuerpo celeste que nos acompaña en la Vía Láctea. Aunque lo pareciera, no es propiamente un sol, es una zona en donde la materia, digámosles los cuerpos celestes que están muy aglutinados, muy cerca unos de los otros porque aún están siendo expelidos por lo que podemos llamar nuestro particular Big Bang.

Ese sol central emite ese rayo cada 5,125 años y su finalidad es la de ajustar al ritmo vital del Universo a todos los componentes de la existencia. La última emisión registrada de dicho rayo se llevó a cabo entre el año 1992 y el 2012, veinte años que es el tiempo que tarda en pasar por la zona en que se localiza nuestro sistema planetario.

Durante esos 20 años se presentan en nuestro entorno efectos realmente interesantes, por ejemplo los días parecen acortarse y todos nosotros tuvimos la impresión de que los días y las noches eran mucho más cortas, y aunque nuestros relojes siempre marcaron las mismas 24 horas cada día, nuestra percepción era de que el tiempo volaba e incluso hubo científicos que declaraban que la duración comparativa de la duración de un día era de 18 y no de 24 horas. Estas afirmaciones científicas se basaban en la certeza que a su paso por el espacio ese rayo sincronizador iba combando el tiempo y según la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein el tiempo discurre más rápido cuando los espacios son más pequeños. Así que el tiempo vertiginoso y la presencia de la energía sincronizadora, no iban a pasar sin consecuencias y de ellas la más importante lo fue alteración de la conciencia y la activación del sistema nervioso de los seres humanos.

Algunas personas, estudiosas de este tipo de fenómenos hizo lo propio ajustándose a la nueva vibración mediante sesiones diarias de meditación y otros ejercicios que dan por resultado el que se vibre en la misma frecuencia del planeta y en esa armonía las circunstancias del hombre son amables y  su relación con los otros hombres tiende a ser armónica como lo es con el planeta, que por su parte sigue con su proceso de depuración al que estos seres humanos se pueden adaptar, pero… muchas, muchísimas personas no solo ignoran estas circunstancias si no que las minimizan y no buscan la armonía sino que alimentados por esa falta de sincronía llevan vidas que no solo son agresivas con los demás seres del plante si no que  hasta auto destructivas llegan a ser. Toda esa enorme masa de seres humanos ajenos a estos cambios y sin hacer nada para sincronizarse con las nuevas manifestaciones energéticas del planeta, son los causantes del caos y la destrucción que enfrenta el ser humano como género y el planeta como ente vivo que lucha desesperado por sacudirse su peor cáncer: El hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *