Home Insolito EL EFECTO MANDELA
Insolito - febrero 6, 2019

EL EFECTO MANDELA

Qué pensaría usted si de pronto alguien le dice que en nuestra vida, en esta que corresponde a un tiempo y un lugar compartido, vivido simultáneamente por usted y por todo el género humano, es el lugar de coincidencia de no una sino dos o tal vez más realidades que se entrelazan de una forma que tal vez no nos permita identificar tal fenómeno?… qué penaría si de pronto ante muchas evidencias usted se diera cuenta de que vive o ha vivido en realidades diferentes?.

Tal vez este mismo planteamiento no encuentre cabida en ese concepto de espacio tiempo en el que parece que vivimos sin haber comprendido completamente…

Recordemos que a principios del siglo XX prevalecía el pensamiento de que nuestra vida, nuestro mundo existía en una realidad de tres dimensiones: Largo, alto y ancho, viajando por el universo en una especie de nave interestelar, el planeta tierra, existencia que aceptaba no se si hasta irracionalmente el concepto Newtoniano, o sea esa constante de tres dimensiones en donde la vida se desarrolla caminando siempre e irremisiblemente hacia el futuro, hacia la hora de… la hora de despertar, la hora de levantarse, la de comer, el tiempo de trabajar, etc. Sin embargo, a partir de 1905, cuando Albert Einstein publicó su Teoría General de la Relatividad, nuestro concepto de esa vida acartonada y encerrada en tres dimensiones físicas, comenzó a cambiar. De pronto pasamos del concepto de Issac Newton de una existencia en tres dimensiones, a un concepto que comprendía una dimensión más, es decir que además de ese espacio en tres dimensiones, se sumaba el concepto del tiempo, no como algo que camina solo al futuro, si no como una constante a la que el mismo Einstein llamaba el Gran Tiempo. Algo así como una línea constante en la que existen a un tiempo, el pasado, el presente y el futuro. El tamaño del espacio, el movimiento, el momento del suceso, tienen que ver con la velocidad a la que transcurre el tiempo… en espacios ostensiblemente más pequeños, el tiempo transcurrirá de manera ostensiblemente más rápida que los mismos sucesos desarrollados en espacios mayores. En términos generales esta Teoría de la Relatividad nos acercó muchísimo a la idea y hasta la especulación, por ejemplo del desarrollo de una tecnología que pudiera llevarnos lo mismo que al pasado, al futuro. La máquina del tiempo.

Buenos, pues estas ideas y esta teoría tienen una relación directa con este efecto al que nos referíamos al principio de nuestro comentario, pero con un efecto mucho más inquietante, ya que nos habla de que ese pasado, este presente y el posible futuro no solo coexisten, si no que van entrelazándose, casi jugando caprichosamente en la vida de cada uno, cada día…

Ese efecto se llama “Efecto Mandela”. Tal vez usted sabe aproximadamente a que nos referimos… El efecto Mandela es percibido como un recuerdo compartido por todos y que realmente no existió, un recuerdo falso, pero que vive en la memoria de todos?. Y si ese recuerdo fue una realidad que por alguna circunstancia cambio y ahora se nos manifiesta de una manera distinta… nos estaría hablando de memoria o de cambios de dimensión?.

Muchas opiniones se quedan, más allá de una reflexión o análisis más profundo, una simple opinión, dicen campechanamente que este Efecto Mandela es un curioso fenómeno psicológico que se da cuando muchas personas creen recordar con mucha seguridad algo que nunca ocurrió. Bueno, pues ante esta sencilla forma de salir del paso, quisiera referirme a algún ejemplo.

Y tal vez uno de los más ilustrativos sea el que da nombre al efecto del que nos ocupamos, el caso Mandela.

Fiona Broome famosa bloguera fue quien bautizó este fenómeno al recordar que ella había visto por televisión el momento exacto en el Nelson Mandela murió en la cárcel. El funeral en su honor y todo lo demás, cuando parece que no fue así, ya que Nelson Mandela sobrevivió a la cárcel y vivió algún tiempo en libertad antes de fallecer. Sin embargo hay un número inmenso de gente a quienes es imposible convencer de lo contario, ya que afirman haberlo visto con sus propios ojos y además la inmensa mayoría de ellos lo narran de la misma manera. Y como este hay muchos otros momentos de nuestra vida, de nuestra historia que se nos han quedado grabados. Otro ejemplo que se ha convertido en un clásico es aquella primera caricatura animada del famoso Mickey Mouse, en la que muchos lo recuerdan como tal vez usted, a bordo de un pequeño vapor navegando y sosteniendo el timón del barco, vistiendo un pantalón corto oscuro con un par de botones que sostenían los tirantes o mejor dicho el tirante, inolvidable para muchos e inexistente para los menos, sin embargo cuando nos damos a la tarea de confirmar esta información, nos topamos con la caricatura original y copias posteriores en las que nunca existieron dichos tirantes… usted, cómo lo recuerda?

De este efecto Mandela podemos hablar mucho más y lo haremos con ejemplos complejos y algunos irrefutables, que sin duda sacudirán nuestra percepción de la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *