Home Insolito COMO ALCANZAR LA INMORTALIDAD
Insolito - enero 28, 2019

COMO ALCANZAR LA INMORTALIDAD

Durante la existencia de la raza humana, han estado presentes algunas metas y propósitos que nos parecen inalcanzables, sin embargo no hemos cejado en el empeño de alcanzarlas, tal es el caso de la inmortalidad… Los pensamientos de todos los hombres de todas las épocas, se han ocupado de la búsqueda de la VIDA ETERNA y esta idea a parecido materializarse en SHANGRI-LA, considerado en oriente como el mítico y paradisiaco refugio de aquellos que están en camino de alcanzar la inmortalidad o en aquella fantástica y prometedora CASTALIA, la fuente de la eterna juventud a cuyo encuentro se lanzó en 1513 el conquistador Ponce de León, son encontrar de ella el menor rastro.

El ritmo que nos impone la vida actualmente, nos hace pensar que hay tantas cosas por hacer, tantos lugares a donde llegar, tantas metas por cumplir, que los términos normales de vida nos parecen insuficientes y quisiéramos alargar nuestra existencia, muchas veces sin darnos cuenta que lo que generamos con este enfoque es, precisamente alejarnos a paso agigantados de su consecución.

Con casi total seguridad todos nosotros nos hemos hecho, más de una vez una de estas preguntas:  ¿Puedo vencer la a la muerte?, ¿Puedo lograr vivir por siempre?. Algunos hasta nos habremos planteado la posibilidad de desmaterializar y materializa nuestro cuerpo a voluntad… y ahora, inmersos como lo estamos en pleno Siglo XXI, la búsqueda de la inmortalidad es uno de los retos mayores a los que se enfrenta la humanidad, es uno de los retos más audaces que parece enfrentar la ciencia actual y son muchos los caminos que se van abriendo con la esperanza de abatir el envejecimiento y vencer a la muerte. Todos los días escuchamos de muchos recursos remedios y productos como el famoso Gerovital de los años 60s, el Ginseng, la Melatonina, el DHEA, el Germanio, la Coenzima Q-10 y tantas cosa que se nos han propuesto para combatir EL ENVEJECIMIENTO, pero sobre qué se pretende que actúen estas sustancias?. Desde luego sobre algo que se conoce como la proliferación de radicales libres, porque esos radicales libres actúan sobre las cadenas de ADN y, literalmente hablando, nos oxidan, acelerando el proceso de envejecimiento, acercándonos más rápidamente a nuestra muerte. Aunque muchos de nosotros vivimos preocupados por entender qué es la vida, la inmensa mayoría pretende retardar lo que conocemos como el desenlace final… la muerte, aún sin conocer bien a bien qué es la muerte. Y desde luego muchos de nosotros nos preguntamos si ese final es verdaderamente irremediable.

La experiencia y la observación nos han enseñado que todo lo que nace, debe morir. La muerte parece que es u na especie de castigo al cual nadie escapa. Castigo al que estamos condenados desde que la Biblia, en el Antiguo Testamento nos expulsó del Paraíso Terrenal y nos sentenció: “Con el sudor de tu frente comerás el pan, hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste tomado, ya que polvo eres y en polvo te has de convertir”. Pero parece que hay una forma de escapar de esa consigna, porque tiempo después, en esa misma Biblia, pero ahora en el Nuevo Testamento, Jesús Cristo afirma: “En verdad os digo que el que cree, tiene vida eterna”… La vida eterna es la arcaica promesa de todas las religiones de la vida más allá de la muerte, resurrección que se daría en el cuerpo y en el alma o bien a través de la supervivencia del espíritu en otro plano de existencia. Esta es una creencia que no ha tenido fronteras, que ha vivida arraigada, presente en nuestras más antiguas creencias y costumbres, aunque para los ateos y agnósticos, la promesa de otra vida después de la vida, no es suficiente e incluso llega a parecerles imposible. Muchos pensadores se confortan asumiendo que ante la incertidumbre, tal vez lo mejor sea prolongar nuestra vida terrenal, desde luego en las mejores condiciones posibles. Hace más de mil años, el médico y filósofo Avicena, afirmaba que lo prudente era practicar “El Arte de Mantener la Salud” y que este arte consistía en guiar el cuerpo hacia la existencia natural de la vida, afirmando que esto no era el arte de evitar la muerte si no de asegurarla máxima longevidad para el hombre.

Los primeros pasos que recorrió el hombre en la búsqueda de la inmortalidad, fueron mágicos, místicos y esotéricos y de ellos tal vez el más tenaz sea la Alquimia, acerca de la cual dicen las leyendas que existe la posibilidad de hacer un preparado, una especie de elixir, que se consigue a partir de diluir la Piedra filosofal y que permitió a personajes como el Conde de Saint Germain desaparecer y reaparecer durante siglos. Sin embargo no hay evidencia de tal formula, o por lo menos no la hay para quienes no se han iniciado en ciertas prácticas esotéricas, lo que nos obliga a prescindir de ese recurso en nuestra búsqueda de la vida eterna… pero aquí hacer una reflexión y preguntarnos si físicamente podemos aspirar a vivir más de lo que hemos logado hasta ahora…? Y plantarnos tal vez, si merecemos vivir más tiempo de cara a lo útil que para la zaga del ser humano que ha resultado nuestra vida personal?

Será esta una cuestión de adelantos científicos, conocimientos secretos o merecimientos espirituales?

Hasta ahí por el momento en este tema de la inmortalidad, ya que si el hombre está predestinado a lograrla, pues entonces hay tiempo para seguir hablando de algo de lo que nos hemos quedado en el tintero con mucho, de verdad con mucho por reflexionar y conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *